El bloqueo, Obama y el mundo

Por RAÚL MENCHACA

Aunque el gobierno de Estados Unidos trata de hacer aparecer algunas medidas puntuales como una flexibilización del bloqueo, lo cierto es que el cerco contra Cuba sigue siendo apretado por la administración Obama, según denunció el vice ministro de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno.

En la sede de la cancillería cubana, Moreno presentó el informe a la Asamblea General de Naciones Unidas, titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, que será discutido en Nueva York el próximo 25 de octubre.

El muro alrededor de la Isla fue levantado en 1962 y desde hace 20 años ha recibido la condena de la comunidad internacional, que como Cuba lo considera ilegal, inmoral, unilateral y una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de los cubanos.

“La administración Obama ha mantenido la continuidad de la política de bloqueo y, aunque se ha querido presentar de otra forma, la autorización de algunas categorías de viajes, las remesas, el permiso a aeropuertos para volar vuelos charters a Cuba, son muy insuficientes y tienen un carácter sumamente limitado”, dijo el diplomático.

En ese sentido, subrayó que el presidente Barack Obama tiene la facultad para “incrementar notablemente” las categorías de estadounidenses que pueden volar a Cuba y aumentar los beneficios bilaterales.

“Estados Unidos continúa aferrado a condicionamientos y exigencias injerencistas inaceptables como condición para un cambio de política”, señaló.

Con la depreciación del dólar frente al oro desde 1961 al 2010 como referente, el informe explica que el bloqueo ha originado a Cuba pérdidas superiores a los 975 mil millones de dólares, es decir casi un millón de millones.

“No cabe la menor duda de que esa política constituye el obstáculo principal para el desarrollo de nuestro país”, señaló el viceministro.

El documento también denuncia la existencia de una “retórica oficial que pretende convencer a la opinión pública de que el actual gobierno norteamericano ha introducido una política de cambios positivos”.

Sobre ese tema, destaca que la Isla continúa sin poder comerciar con subsidiarias de empresas estadounidenses en terceros países, mientras que los empresarios de esas naciones interesados en invertir en el país “son sistemáticamente amenazados e incluidos en listas negras”.

El texto indica que el pasado año, la Oficina de Control de los Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro multó a tres empresas europeas, entre ellas el banco holandés ABN AMRO, por más de 500 millones de dólares.

La OFAC también informó, el 15 de julio del pasado año, que la Unión de Crédito Federal de Naciones Unidas fue multada por 500 mil dólares por realizar transacciones financieras a Cuba no autorizadas.

Igualmente, en enero último, el gobierno estadounidense incautó cuatro millones 207 mil dólares del financiamiento del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria destinados a proyectos de cooperación con Cuba.

Tras la denuncia cubana, el Departamento del Tesoro decidió liberar esos fondos en mayo pasado mediante una licencia general que vencerá en junio de 2015.

Moreno denunció que de esa forma, el gobierno de Estados Unidos se atribuye el derecho de emitir licencias a aquellas contribuciones financieras que son para proyectos en Cuba y que no tienen nada que ver con la administración norteamericana.

El informe también advierte sobre los perjuicios causados a la salud infantil en la isla, en especial al servicio de pediatría del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, que no ha podido adquirir las prótesis extensibles para sustituir las partes óseas en la cirugía de tumores.

Por eso, ha sido imposible realizar tratamientos conservadores, ni funcionales, en los niños y jóvenes con tumores malignos de los huesos, debido a que las prótesis extensibles son comercializadas por empresas norteamericanas.

“Esa política unilateral e inmoral debe ser levantada”, demandó Moreno, quien a renglón seguido expresó su seguridad en que habrá “un apoyo masivo de la comunidad internacional al proyecto cubano de resolución”.

En ese sentido, reveló que ante la convocatoria lanzada para que cada miembro presentara por escrito su posición sobre el tema, este año se logró un récord de respuestas, con textos enviados por 142 países y 26 agencias, fondos y programas de la ONU.

“Aparecen ocho contestaciones más que el pasado año, y nueves naciones que se pronunciaron por primera vez”, dijo el vicecanciller.

Recordó que en los últimos años ha sido masiva la condena al bloqueo y citó los 187 votos a favor alcanzados el pasado año por el proyecto cubano de resolución, al que solo se opusieron Estados Unidos e Israel.

Fuente: EXCLUSIVO de Cubahora, 15/09/11